China construirá la primera “Ciudad Bosque” del mundo

Carla Paira
09 - 12 - 2017
0 comentarios
Se trata de una ciudad ecológica, tendrá más de 40.000 árboles y casi un millón de plantas. Su finalización está prevista para 2020, albergará a 30.000 personas, y fue diseñada por el arquitecto italiano Stefano Boeri.

China comenzó la construcción de la primera “ciudad verde” del mundo. El arquitecto italiano Stefano Boeri fue el artífice de este increíble diseño cuyo objetivo es luchar contra la contaminación. Para lograrlo, la primera 'Ciudad Bosque' del mundo, Liuzhou Forest City https://www.stefanoboeriarchitetti.net/en/portfolios/liuzhou-forest-city/, estará cubierta con casi un millón de plantas con más de 100 especies distintas, 40.000 árboles que absorberán casi 10.000 toneladas de dióxido de carbono, 57 toneladas de contaminantes y producirán aproximadamente 900 toneladas de oxígeno al año.

En esta ciudad forestal que ya comenzó a construirse a las afueras de Liuzhou, provincia de Guangxi en China. Vivirán alrededor de 30.000 personas en una zona totalmente cableada, con zonas comerciales y de oficinas, áreas residenciales, espacios recreativos, un hospital y dos escuelas.

China tiene graves problemas con la contaminación. Según un estudio científico elaborado por la Universidad de Berkeley, una media de 4.400 chinos mueren al día por la polución del aire.

"Por primera vez en China y en el mundo, un asentamiento urbano innovador combinará el desafío de la autosuficiencia energética y el uso de energías renovables con el desafío de aumentar la biodiversidad y reducir eficazmente la contaminación del aire en las zonas urbanas, gracias a la multiplicación de las superficies vegetales y biológicas urbanas", comentan los responsables. 

Publicado en Facebook

A parte de luchar contra uno de los grandes problemas de China, el país más contaminado del mundo, la flora que albergará la nueva ciudad será como un aire acondicionado natural, puesto que contribuirá a disminuir la temperatura media del aire. Además, los árboles harán de barrera contra el ruido y mejorarán la biodiversidad de las especies animales de la zona, generando un hábitat para las aves, insectos y pequeños animales de la zona. 

Por otro lado, la nueva urbe estará conectada con Liuzhou a través de una línea de tren y una carretera pensada, por supuesto, para coches eléctricos. Una ciudad verde no acepta los tradicionales modelos contaminantes. Además, dispondrá de todas las características de un establecimiento urbano autosuficiente: energía geotérmica para el aire acondicionado interior y paneles solares sobre los techos para recolectar energía solar. 

El concepto de 'Forest City' es el resultado de una serie de propuestas de arquitectos y diseñadores para mejorar la calidad del aire en las ciudades, como la Smog Free Tower de Daan Roosegaarde (https://www.studioroosegaarde.net/project/smog-free-tower ), una potente aspiradora que absorbe el aire contaminado y lo purifica y que cuyas partículas de 'smog' producen 35 cubos (al día) que posteriormente son transformados en joyas. Lo cierto es que el aire alrededor de la torre es un 70% más limpio que en el resto de la ciudad. La arquitectura verde crece en popularidad. 

Los responsables del proyecto calculan que esta futurista y pionera ciudad estará terminada en 2020. 

De este modo, China comienza a enfrentarse al grave problema que tiene con la contaminación dentro de su territorio. Según un estudio científico elaborado por la Universidad de Berkeley, en EEUU, una media de 4.400 chinos mueren al día por la polución del aire. La respuesta fue este diseño pionero que, además de estar previsto para ser autosuficiente, será un hábitat para la biodiversidad de la zona y se tragará parte de la contaminación.

El proyecto continúa la senda de la construcción verde que Stefano Boeri tiene, después de su éxito con su bosque vertical en Milán. La simbiosis entre construcción y naturaleza ha llegado para quedarse.